Las decisiones de los votantes

La pasada semana el presidente Barack Obama consiguió su reelección como presidente de Estados Unidos con una ventaja de 332 votos electorales frente a los 208 de su contrincante, el republicano Mitt Romney. Ha sido el primer presidente desde Roosevelt que ha conseguido la reelección con una tasa de desempleo superior al 7% y el primero que lo logra con una mayoría inferior a la de su primer mandato.

Hasta el 20 de enero de 2013 que el Presidente inaugure su nuevo periodo el interés en el Ejecutivo se centra en saber quién formará parte de su gabinete y, según se ha filtrado, uno de los asesores de Obama, Pete Rouse, ya está elaborando la lista.

Entre los candidatos a dejar sus secretarías se encuentran la actual secretaria de Estado, Hillary Clinton, y el secretario del Tesoro,  Timothy Geithner. No hay nada confirmado pero entre los medios de comunicación ya se oye hablar de sus posibles sustitutos: la embajadora ante la ONU, Susan Rice, y el jefe de personal de la Casa Blanca y ex director de la oficina de Presupuestos, Jack Lew. También son muchas las voces que apuestan por miembros republicanos en el nuevo gabinete como apoyo al “espíritu conciliador” que Obama resaltó en su discurso de victoria el pasado 6 de noviembre.

Sin embargo, los estadounidenses no sólo votaban para elegir Presidente. En el Senado se renovaban 33 de los 100 escaños que lo componen. Tras las elecciones y los últimos recuentos en Dakota del Norte y Montana, donde se ha retrasado más la publicación de los resultados,  53 senadores son demócratas, 45 republicanos y 2 independientes. La victoria de la primera mujer reconocida homosexual, Tammy Balwin, por Wisconsin, y la derrota de los miembros del Tea Party por Indiana, Richard Mourdock, y por Missouri, Todd Akin, han sido los temas más comentados por los medios en los últimos siete días.

También se elegían a los 435 miembros que componen la Cámara de Representantes. El partido republicano ha continuado en la línea de las elecciones de medio término de 2010 y ha conseguido 233 escaños, frente a los 195 de los demócratas. De nuevo ha quedado demostrado que en Estados Unidos la disciplina de voto entre los ciudadanos no existe y, mientras en algunos estados los votantes eligieron como presidente a Obama, confiaron a los republicanos su representación en el Congreso.

Una decisión muy relevante ya que la Cámara Baja es quién decide la agenda legislativa y los fondos para programas federales. Una división que podrá dificultar la tarea de Obama en los próximos cuatro años. Pero una división decidida por los propios votantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *