Resultados esperados

Desde hace semanas los resultados de las elecciones para la alcaldía de Nueva York y para la gobernación de Virginia y Nueva Jersey que se celebraron el pasado martes, 5 de noviembre, tenían asignados claros ganadores según las encuestas. Y el resultado final de las tres no ha dejado lugar para las sorpresas excepto una reñida elección en Virginia.

En Nueva York, a partir del 1 de enero de 2014, gestionará los 70 mil millones de dólares del presupuesto Bill de Blasio, el primer demócrata que llega al consistorio neoyorquino desde 1993, tras haber conseguido el 73,3% de los votos, según los primeros recuentos. Los más de 45 puntos de diferencia con su contrincante republicano, Joe Lhota (24,3%), abren una nueva era en Nueva York en la que De Blasio se posiciona como el alcalde del cambio que luchará por la igualdad de clases y la inseguridad, entre otras iniciativas ya presentadas en campaña, como una reforma educativa o el aumento de los impuestos a las personas con mayores ingresos.

Tampoco hubo grandes sorpresas en Nueva Jersey, donde el gobernador Chris Christie logró la reelección con el 60,5% de los votos frente a la demócrata Barbara Buono, que obtuvo el 38%. Esta también amplia diferencia de más de 20 puntos con un discurso moderado, algo más progresista que el ala más tradicional del partido republicano, que le ha valido a Christie para ganar el voto de algunas minorías, como la hispana, sitúa al gobernador en el punto de salida hacia la nominación para la Presidencia en 2016.

Por su parte, en Virginia la elección estuvo más reñida hasta que, con casi el 100% del escrutinio realizado, el demócrata Terry McAuliffe se convirtió en el gobernador de uno de los estados clave de cara a las elecciones presidenciales de 2016, con el 47,9% de los votos. Muy de cerca le siguió Ken Cuccinelli, republicano del Tea Party. Sin embargo, de forma indirecta una de las personas que más han ganado con esta victoria del partido demócrata ha sido Hillary Clinton, gran amiga y apoyo de McAuliffe durante la campaña, que poco a poco va mostrando de forma más clara sus aspiraciones para llegar a la Casa blanca.

Aunque la quiniela para definir quiénes aspirarán a la Presidencia para sustituir a Obama ya está abierta, todavía quedan 3 años para la elección general y habrá que esperar primero a ver qué ocurre en las elecciones de medio término de noviembre 2014.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *