¿Estancamiento educativo en EE.UU.?

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha presentado esta semana los resultados del informe trianual del Programa de Evaluación Internacional de Estudiantes, (PISA por sus siglas en inglés), en el que Estados Unidos desciende 19 puestos, pasando del 17º de 2009 al 36º en 2012.

El informe PISA mide cada tres años la capacidad de los alumnos de 15 y 16 años de 65 países para aplicar lo aprendido dentro y fuera de las aulas en matemáticas, lectura y ciencias. Shanghái-China encabeza el ránking general y el de las tres materias.

En el último estudio, Estados Unidos se encuentra por debajo de la media de la OCDE en matemáticas y ciencias, sin embargo, los estados de Massachusetts y Connecticut, que por primera vez han participado de forma autónoma junto con Florida, han obtenido mejores resultados.

Por materias, en matemáticas, el país se encuentra en el puesto 34 con 481 puntos, por debajo de los 494 de media de la OCDE. Massachusetts con 514 y Connecticut con 506 superan esta media. En líneas generales los alumnos norteamericanos tienen gran capacidad para leer diagramas pero menos para el razonamiento geométrico y la aplicación de las matemáticas a la vida real.

En ciencias, Estados Unidos ocupa la posición 21 con 497 puntos, 4 menos que la media de la OCDE. También Massachusetts (527) y Connecticut (521) superan la media, mientras que Florida se queda por debajo de la media del país con 485 puntos.

La mejor posición de Estados Unidos se encuentra en comprensión lectora, en el puesto 17 con 498 puntos, dos por encima de la media de la OCDE. También en lectura Massachusetts y Connecticut superan la media con 527 y 521 puntos, respectivamente.

En relación con la inversión del país por estudiante se ha demostrado que una mayor inversión no significa mejores resultados en el área de matemáticas. Sólo Austria, Luxemburgo, Noruega y Suiza invierten más que Estados Unidos con 115.000 dólares por estudiante. Sin embargo, los resultados obtenidos son equivalentes a los de Eslovaquia que invierte menos de la mitad, 53.000 dólares por estudiante.

Tras la difusión de estos resultados, el secretario de Educación Arne Duncan, ha definido este cambio como signo del “estancamiento educativo” en el que vive el país desde hace unos años. Una situación de la que se saldrá “invirtiendo en aprendizaje temprano, rediseñando la escuela secundaria, elevando los niveles educativos y apoyando a los mejores profesores”, indicó el secretario, ya que “la única manera de aumentar la movilidad social y fortalecer la clase media es a través de una educación de calidad”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *