JOIN, or DIE

JOIN, or DIE

Los miembros del “Tea Party” son muy dados a llevar en sus mítines referencias a la Guerra de Independencia de los Estados Unidos. Una de las enseñas que más orgullosos muestran es la Bandera Gadsden con el lema “Don’t Tread on Me”. Muchos de ellos desconocen que el origen de esa bandera está en un dibujo en el que Benjamin Franklin representaba a una serpiente seccionada bajo la frase “JOIN, or DIE”. Esto es lo que el Partido Republicano debe hacer tras sus primarias si realmente quiere recuperar el control sobre ambas cámaras.

En su primer discurso de investidura, el presidente Reagan afirmó categóricamente que la solución a los problemas derivados de la crisis de finales de los setenta no era un gobierno más grande, sino que demasiado gobierno había acabado convirtiéndose en un problema para resolver la crisis. El pensamiento reaganiano se ha convertido en una especie de mantra para los miembros del “Tea Party”, que han equiparado a Obama y sus políticas con ese gobierno gigantesco al que hacía referencia Reagan. Esa idea de oposición a gobiernos demasiado intervencionistas, ha sido recalcada esta misma semana por el “speaker” de la cámara de representantes, el republicano Joe Boehner, al hablar de la indivisibilidad del partido. Para Boehner, tanto el “Tea Party” como el GOP tienen objetivos comunes: “Nos oponemos al Obamacare, pensamos que los impuestos son demasiado altos, y creemos que el gobierno es demasiado grande”. Si alguno contempló que la división entre los congresistas del “Tea Party” y los del “establishment” iba a poner en peligro la unidad del Partido Republicano, estaba equivocado.

El pasado 20 de mayo, conocido como el “super martes” de las primarias, numerosos candidatos republicanos fueron designados para representar al partido en las elecciones parciales a la cámara y al senado que tendrán lugar en noviembre. Desde distintos medios de comunicación se habían promocionado estas primarias como una lucha entre el centro del Partido Republicano y el ala más conservadora, representada por el “Tea Party”. Sin embargo, no todos los expertos están de acuerdo en que las elecciones hayan fracturado al partido del elefante en dos grupos irreconciliables. Muy al contrario, parece que los comicios han servido para restañar las heridas abiertas en las decisiones de apoyar políticas bipartidistas que se tomaron a finales del año pasado y principios de este. Sirva de ejemplo la reelección como candidato al senado por Kentucky de Mitch McConnell, líder de la minoría republicana en esa cámara, que se enfrentaba al favorito del “Tea Party”, Matt Bevin. Hace unas semanas McConnell, en referencia a los candidatos más conservadores, decía que los aplastarían en todos los lugares. Tras ser proclamado candidato, conservadores y moderados han cerrado filas en torno a McConnell, demandando unión para poder vencer el próximo otoño.

La unidad dentro del Partido Republicano va a ser fundamental si sus miembros quieren volver a controlar la Cámara y el Senado. En esa dirección se encuadra la propuesta “Drive to 245” lanzada por Greg Walden, presidente del Comité Nacional Republicano del Congreso (NRCC) con el objetivo de lograr 245 representantes; una cifra que se entendería como histórica. De obtener los republicanos sendas mayorías en ambas cámaras, el escenario político que se le presenta al inquilino de la Casa Blanca no es nada halagüeño. Con un Congreso totalmente enfrentado, Obama tendría que recurrir de forma constante a su derecho a veto –que muy probablemente sería levantado por las dos terceras partes de las cámaras. El uso, o mejor, el abuso presidencial de ese poder a vetar la legislación que le llega del Congreso es propio de presidencias débiles. Dentro de ese escenario terrible, a Obama solo le puede quedar el consuelo de que los moderados le están ganando la partida al “Tea Party” en casi todas las primarias. Mejor un Representante o Senador moderado que un “maverick” casi libertario.

Julio Cañero

Julio Cañero

Director del Instituto Franklin-UAH.

Profesor titular de la Universidad de Alcalá. Departamento de Filología Moderna.

Es licenciado en Filosofía y Letras (1993) y doctor en Filología Inglesa (1998) por la Universidad de Alcalá. Cuenta con cuatro tramos de docencia y dos de investigación. Ha sido Visiting Scholar en la University of California, Santa Barbara (1996, 1999 y 2014) y en la University of Limerick (2003). Ha dirigido o ha sido responsable de seis proyectos o ayudas de investigación y ha participado en otros siete. Es miembro del grupo de innovación docente FYES. Ha editado libros, publicado artículos en revistas nacionales e internacionales de impacto y escrito capítulos de libro sobre literatura, cultura y política estadounidense. Ha sido subdirector (2003-2011) y secretario académico del Instituto Franklin de la Universidad de Alcalá (2011-2013). Además, es miembro electo del Claustro (2015) y del Consejo de Gobierno de la Universidad de Alcalá (2015), y tesorero de la American Studies Network. Sus áreas de especialidad son la cultura y la organización política de Estados Unidos.
Julio Cañero

Latest posts by Julio Cañero (see all)

Author

Julio Cañero
Director del Instituto Franklin-UAH. Profesor titular de la Universidad de Alcalá. Departamento de Filología Moderna. Es licenciado en Filosofía y Letras (1993) y doctor en Filología Inglesa (1998) por la Universidad de Alcalá. Cuenta con cuatro tramos de docencia y dos de investigación. Ha sido Visiting Scholar en la University of California, Santa Barbara (1996, 1999 y 2014) y en la University of Limerick (2003). Ha dirigido o ha sido responsable de seis proyectos o ayudas de investigación y ha participado en otros siete. Es miembro del grupo de innovación docente FYES. Ha editado libros, publicado artículos en revistas nacionales e internacionales de impacto y escrito capítulos de libro sobre literatura, cultura y política estadounidense. Ha sido subdirector (2003-2011) y secretario académico del Instituto Franklin de la Universidad de Alcalá (2011-2013). Además, es miembro electo del Claustro (2015) y del Consejo de Gobierno de la Universidad de Alcalá (2015), y tesorero de la American Studies Network. Sus áreas de especialidad son la cultura y la organización política de Estados Unidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *