Una masa de grises y sombras

Una masa de grises y sombras

Cincuenta sombras de Grey no solo puede ser categorizado como uno de los bestsellers más vendidos de la historia, con más de cien millones de copias vendidas, sino también como una apertura de mente y de expresión para muchas mujeres de todo el mundo. En un análisis previo y superficial de esta literatura de masas y dejando al margen su calidad literaria, sorprende la influencia y afluencia que la obra ha tenido a ambos lados del Atlántico en un devenir social y cultural. En cuanto al libro, se podría considerar como un fenómeno social, y más particularmente femenino, común en el mundo occidental – en el que se habla de cambios de hábitos de conducta sexual, pero también de la amenaza de consentimiento de prácticas abusivas y violentas contra la mujer.

La polémica en sus diferentes lecturas se acerca ahora a la gran pantalla en una nueva versión muy alejada del libro en su esencia. El impacto no está siendo el mismo en Estados Unidos que en Europa. La adaptación de la novela se ha convertido en un film de quinceañeros con todos los ingredientes hollywoodienses y marketinianos de la última – destacando, sin duda, el estreno próximo a San Valentín, una fotografía magnífica y la banda sonora de Beyoncé. Pero olvida las grandes claves de su éxito: episodios de grandes dosis del erotismo más tórrido y gráfico, entremezclados con los pensamientos de los deseos ocultos de la protagonista.

En el resultado en pantalla las imágenes pasan por descafeinadas ante el público europeo, mientras los americanos se ruborizan en sus butacas. Probablemente mucho influye el hecho de que la película se haya producido en EE.UU., ya no solo por el peligro de ser categorizada como cine X con escenas puramente pornográficas, sino por la adaptación al propio mercado estadounidense, evitando ciertos episodios sexuales que significarían el fracaso de la película. Ya con la publicación de la novela, muchas mujeres en EE.UU. negaban haberla leído y no solo por su calidad literaria, sino por el tema en cuestión. Porque la sexualidad es un tema que se deja para la intimidad y no se saca al exterior, y mucho menos en la pantalla compartiéndolo con toda la sala de un cine.

¿Qué hubiera pasado si la obra hubiera sido dirigida y producida en Europa? Con los Premios Goya tan recientes, da por imaginar qué habría hecho un director como Almodóvar. Desde luego habría destacado las escenas, pensamientos y deseos que engancharon a muchas lectoras a una novela no tan bien escrita, pero que describe una relación sexual entre dos jóvenes en un mundo alejado del sexo corriente o conocido, el sadomasoquismo. La censura de ciertas escenas de puramente sexo no se aplica de la misma forma a los actos violentos, convirtiendo la película en lo más cercano a la violencia de género. Una historia que confunde el amor con el sometimiento y el rechazo con la atracción, cuando el libro lo que desprende sin duda es pasión y la entrada a un mundo consentido de sexo con dolor.

Existen, sin duda, importantes diferencias entre ambas versiones, ya no solo por la forma de tratar un tema como el sexo y el sadomasoquismo, que no queda tan claro en la película, sino por el público al que va dirigido. Mientras que la novela de bolsillo se atribuía a un grupo femenino de edad media, la película se dirige a una audiencia mucho más joven, incluso adolescente. Así quizá se adapte un poco más a la moral americana por un lado, y se llegue a los adolescentes europeos por otro, ¿pero cuáles serán las consecuencias de convertir una historia de adultos en un cuento de hadas “a lo sado”? Algunos médicos y psiquiatras estudian ya las posibles consecuencias del fenómeno Grey. Entramos en sociedades con distintas interpretaciones de los grises y sus sombras, pero con peligros parecidos.

Cristina Crespo
En las redes

Cristina Crespo

Coordinadora general y directora de Relaciones Externas del Instituto Franklin de la Universidad de Alcalá. Doctora en Estudios Norteamericanos por la Universidad de Alcalá. MsC in European Studies, Heriot Watt University, Edinburgh, UK. Licenciada en Traducción e Interpretación por la Universidad de Málaga. Imparte docencia en el ámbito de Traducción, Relaciones Internacionales y la Educación Bilingüe en programas de Study Abroad y de máster en la universidad. Editora adjunta de la revista Tribuna Norteamericana, es autora de La alianza americana (2016) y editora de libros como Hillary: el poder de la superación (2016), Global Challenges to the Transatlantic World (2015) y North & South: the United States, the European Union and the Developing World (2013). En 2014 fue elegida como joven líder en el Programa de Visitantesdel Departamento de Estado de EE.UU. para especializarse en elecciones y campañas electorales, y convertirse en alumni del departamento de Estado. Pertenece a distintos comités editoriales y académicos, y es miembro del Consejo del Instituto Franklin-UAH y del Patronato de FAES. Su investigación se centra en la política norteamericana y las relaciones España-Estados Unidos.
Cristina Crespo
En las redes

Latest posts by Cristina Crespo (see all)

Author

Cristina Crespo
Coordinadora general y directora de Relaciones Externas del Instituto Franklin de la Universidad de Alcalá. Doctora en Estudios Norteamericanos por la Universidad de Alcalá. MsC in European Studies, Heriot Watt University, Edinburgh, UK. Licenciada en Traducción e Interpretación por la Universidad de Málaga. Imparte docencia en el ámbito de Traducción, Relaciones Internacionales y la Educación Bilingüe en programas de Study Abroad y de máster en la universidad. Editora adjunta de la revista Tribuna Norteamericana, es autora de La alianza americana (2016) y editora de libros como Hillary: el poder de la superación (2016), Global Challenges to the Transatlantic World (2015) y North & South: the United States, the European Union and the Developing World (2013). En 2014 fue elegida como joven líder en el Programa de Visitantes del Departamento de Estado de EE.UU. para especializarse en elecciones y campañas electorales, y convertirse en alumni del departamento de Estado. Pertenece a distintos comités editoriales y académicos, y es miembro del Consejo del Instituto Franklin-UAH y del Patronato de FAES. Su investigación se centra en la política norteamericana y las relaciones España-Estados Unidos.

One comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *