Coordinación entre Servicios de Inteligencia

En la actualidad, nos encontramos con una multiplicidad de nuevas amenazas que contrastan con las tradicionalmente consideradas como convencionales. Nuevas formas de insurgencia, sinergias entre grupos terroristas y grupos de criminalidad organizada, que confluyen en los denominados fenómenos delincuenciales complejos,  aparición de subgobiernos que alteran los presupuestos westfalianos, etc. En definitiva, una amalgama de nuevos fenómenos catalogados como amenazas híbridas que obligan a modificar sustancialmente las relaciones, estructuras, funciones y objetivos de los sistemas de inteligencia.

A tenor de los últimos acontecimientos surgidos en la escena internacional en relación a los denominados fenómenos delincuenciales complejos, la cooperación, no solamente entre Servicios de Inteligencia, sino a través de órganos de integración, es imprescindible.

En el seno de la Alianza Atlántica, la cooperación entre Estados en materia de Inteligencia es un hecho consolidado. Desde programas de formación, a  instrumentos de colaboración en términos de cooperación expresa y tácita por medio de los órganos de Inteligencia de los Estados miembros. Pero el hecho singular, aunque no menos esperado, fue la creación en 2007 del Centro de Fusión de Inteligencia a través de la firma del memorándum de entendimiento por parte de los Estados miembros y el Comité Militar de la Alianza. Este Centro de integración y fusión de Inteligencia es el órgano aglutinador de la Inteligencia de la Organización Internacional, contribuyendo y complementando a las actividades de Inteligencia del Mando Aliado de Operaciones y apoyando al Mando Supremo Aliado en Europa.

Otra de las novedades en términos de cooperación son los centros especializados de Inteligencia de la Alianza. En Rumanía, se encuentra el Centro de Inteligencia Militar  especializado en HUMINT y, en Eslovaquia, tendrá su sede la futura creación del Centro de Inteligencia Militar especializado en Contrainteligencia. Ambos centros tendrán la catalogación de centros de excelencia OTAN.

Por lo tanto, el ámbito preventivo en el seno de la Alianza se está convirtiendo en elemento prioritario, consiguiendo una importante sinergia entre los Estados miembros en cuestiones de Inteligencia.

Pero estos pasos en materia de colaboración y cooperación tanto desde un punto de vista estratégico como táctico y operativo, no son suficientes. Las nuevas amenazas mencionadas provocan que las respuestas de Inteligencia deban ser adaptadas a estos retos. Desde considerar la adecuación de nuevas formas de planeamiento operativo de la Inteligencia en escenario de operaciones, hasta plantear la necesidad de llegar a alcanzar sistemas de Inteligencia integrales, se convierten en necesarios para afrontar nuevas formas de insurgencia y radicalización. En este sentido, no solamente la cooperación entre los Estados es imprescindible, tanto en la Alianza Atlántica, como a nivel bilateral y multilateral, sino es importante que la Comunidad Internacional sea consciente del  proceso de cambio conceptual que tiene que llevar a cabo ante los nuevos fenómenos delincuenciales complejos, ya que, una vez producida la asunción de estas realidades, se podrán adecuar las estructuras, los procedimientos operativos y el proceso de toma de decisiones, dando lugar a una nueva concepción del ciclo de inteligencia, entendido éste como un proceso de pensamiento sistémico.

Preferencias de privacidad
Cuando usted visita nuestro sitio web, se puede almacenar información a través de su navegador de servicios específicos, generalmente en forma de cookies. Aquí puede cambiar sus preferencias de privacidad. Tenga en cuenta que bloquear algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en nuestro sitio web y los servicios que ofrecemos.