Plan de lucha contra el cambio climático

El martes por la mañana, ante cientos de jóvenes en la Universidad de Georgetown (Washington DC), el presidente Barack Obama pronunció uno de los discursos más esperados en los últimos meses en el que anunció el Plan Nacional contra el Cambio Climático. En él presentó su visión de las medidas que su gobierno va a tomar para preparar al país ante los efectos del cambio climático y la necesidad de aunar estos esfuerzos con el resto de países del mundo para luchar contra este grave problema.

Según los datos ofrecidos por la Casa Blanca, el 2012 fue el año con temperaturas más extremas en Estados Unidos, un tercio de la población vivió durante más de cien días a una media de 37,5 grados de temperatura y los desastres climáticos derivados del efecto invernadero costaron a la nación 100.000 millones de dólares.

Ante estos datos y bajo la misión, expresada en multitud de ocasiones, de “dejar un mundo mejor a nuestros hijos y nietos”, Obama ha presentado los puntos principales de un plan que no cuenta con el apoyo de la clase política, ni de los ambientalistas, pero que sienta las bases para luchar con el problema que afecta con dureza a Estados Unidos desde hace unos años.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=syEvjcNGFTI]

El plan de Obama establecerá las reglas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y promover y acelerar el uso de energías limpias y renovables que garanticen el suministro de toda la población sin dañar el entorno. Ha propuesto crear un sistema de transporte acorde al siglo XXI, con el que se reduzcan las emisiones y la necesidad de que las familias, las empresas y las fábricas reduzcan su consumo energético diario.

Obama apuesta por leyes federales, estudiadas y controladas desde el gobierno nacional a la vez que se trabaja y colabora a través de acuerdos multilaterales, cooperación bilateral o tratados de libre comercio con el resto de países del mundo.

Además de explicar el panorama y los principales puntos de su plan, Obama ha mostrado en público su apoyo y confianza a Gina McCarthy, propuesta por él mismo para el puesto de directora de la Agencia de Protección Ambiental (EPA por sus siglas en inglés), que no está teniendo gran respaldo en las cámaras. Y también ha tratado uno de los temas que tanto su equipo como él mismo han intentado evitar en los últimos años: la aprobación o no de la construcción del gasoducto de Keystone, hasta el martes un tema tabú en la Administración. Obama ha afirmado que apoyará este proyecto “siempre y cuando no suponga un aumento de emisiones de gases de efecto invernadero”.

Tras el discurso no se han hecho esperar los análisis y las primeras opiniones sobre la adecuación de este plan. Algunos medios, como POLITICO, han destacado que el Plan no habla de acciones aplicables a todos los sectores de la economía, sino a unos pocos como el transporte, el sector energético o el carbón, sin embargo no menciona la industria petrolera. También resalta que no es un plan de acuerdo con las ideas de los grupos verdes ya que sigue fomentando la energía nuclear y un mercado global de gas natural.

Con opiniones a favor y en contra, en lo que todos los medios y el propio gobierno coinciden es en que es un plan que va a suponer un proceso largo y complicado durante el cual probablemente se deberá enfrentar a unos cuantos desafíos judiciales. Como mínimo habrá que esperar hasta 2015 o 2016 para saber si el Plan Nacional contra el Cambio Climático que ha presentado esta semana el presidente Obama es el más adecuado para construir un mundo mejor.

Posts Relacionados

Preferencias de privacidad
Cuando usted visita nuestro sitio web, se puede almacenar información a través de su navegador de servicios específicos, generalmente en forma de cookies. Aquí puede cambiar sus preferencias de privacidad. Tenga en cuenta que bloquear algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en nuestro sitio web y los servicios que ofrecemos.