12 de octubre: día para compartir o para separar

El 12 de octubre Cristóbal Colón llegó al nuevo mundo. No fue el primer europeo en pisar tierra americana, pero ha pasado a la historia como el descubridor de ese continente. Hoy esa fecha es recordada en muy distinta forma tanto por los compatriotas del marino italiano como por aquellos cuyas sociedades no pudieron hacer frente a la colonización europea. De igual manera, la conquista de América, tan importante en nuestra historia, nos sigue dejando un sabor agridulce a los españoles.

Para los que somos seguidores de la serie de televisión “Carlos, Rey Emperador”, poder viajar a la corte de “las Españas” o la corte imperial del Sacro Imperio supone toda una aventura. Sin embargo, para mi gusto, la trama más interesante, y por razones obvias de tiempo la menos desarrollada, es la empresa que llevó a Hernán Cortés a conquistar el Imperio Azteca. A pesar de que los exteriores grabados en España no son los de la América que viera Cortés, sus andanzas por aquellas tierras trasportan al espectador a un mundo virgen, rico y lleno de oportunidades. Es difícil no pensar en las dificultades que soportaron aquellos aguerridos 300 españoles para hacerse con el control de tan inmenso territorio. Desgraciadamente, Hernán Cortés, que sirvió fiel a su Rey Emperador, no goza ni tan siquiera en España del prestigio que la gloria otorga a otros grandes conquistadores de la historia. La desastrosa leyenda negra propagada por nuestras potencias rivales ha hecho que la conquista española de América sea vista aún hoy como un genocidio y no como un encuentro inevitable.

No es de extrañar, pues, que la fiesta del 12 de octubre haya pasado por muy diferentes etapas. En España, sin ir más lejos, fue Día de la Raza, Día de la Hispanidad y, finalmente, Fiesta Nacional. Es curioso, no obstante, que todos nos refiramos a ella como “el Pilar”, haciendo alusión a nuestra Patrona. Si en nuestro país no somos capaces de reconocer la importancia histórica del descubrimiento y colonización de América y todo lo que supuso, más bueno que malo pese a quien le pese, tanto para los habitantes del viejo y del nuevo mundo, no podemos esperar reciprocidad de las naciones hermanas al otro lado del Atlántico. El 12 de octubre debe ser una celebración compartida entre aquellos pueblos que en 1492, y gracias a la llegada al continente americano de Cristóbal Colón, quedaron unidos en su devenir por la historia durante más de trescientos años. Un legado vinculado a una cultura y a una lengua común, el español, de carácter universal.

Si se pierde el recuerdo y trascendencia de ese descubrimiento, concederemos una inmerecida victoria a aquellos enemigos que inventaron y propagaron la leyenda negra. En Estados Unidos, por ejemplo, el 12 de octubre sigue siendo considerado la fecha del comienzo del genocidio indígena y todavía se culpa a los españoles de los miles (quizás millones) de nativos muertos. Por eso allí no se celebra la fiesta recordando al país al que Colón servía. Para los estadounidenses el 12 de octubre es “Colombus Day” y es una de las fiestas más importantes para la comunidad italo-americana. En los desfiles que tienen lugar en numerosos puntos del país apenas hay referencia a la llegada española, y sí al marino genovés y sus compatriotas. Nadie en Estados Unidos recuerda en esta fecha a españoles como Ponce de León, Cabeza de Vaca, Vázquez del Coronado, Rodríguez Cabrillo o De Anza. No es de extrañar: también son extraños en su propia patria.

Posts Relacionados

Preferencias de privacidad
Cuando usted visita nuestro sitio web, se puede almacenar información a través de su navegador de servicios específicos, generalmente en forma de cookies. Aquí puede cambiar sus preferencias de privacidad. Tenga en cuenta que bloquear algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en nuestro sitio web y los servicios que ofrecemos.