Libertad y seguridad: el gran despliegue

860x520 Flag-Of-The-United- (1)

El próximo día 16, como cada tercer sábado del mes de mayo, los ciudadanos estadounidenses volverán a reunirse para ondear la enseña nacional, llevar los colores nacionales y engalanar sus casas para rendir homenaje al servicio patriótico que realizan sus Fuerzas Armadas, como muestra de agradecimiento y reconocimiento a su trabajo diario en defensa de los intereses nacionales.

Desde que el secretario de Defensa Louis Johnson –bajo la presidencia de Harry S. Truman– así lo anunciara el 31 de agosto de 1949, para reconocer la gratitud del pueblo estadounidense a sus soldados por su esfuerzo y sacrificio, este sábado, el pueblo estadounidense celebrará el Día de las Fuerzas Armadas[i], fiel a su cita, como viene haciendo desde que se celebrara por primera vez el 20 de mayo de 1950.

Este tributo no es exclusivo de Estados Unidos y, muestra de ello, es que muchos países se han sumado a esta celebración, según las particularidades de cada uno de ellos. Así, España celebra el Día de las Fuerzas Armadas[ii] el sábado coincidente o más próximo al 30 de mayo, festividad de San Fernando.

A diferencia de lo que ocurre en Estados Unidos, en España, el Día de las Fuerzas Armadas no tiene la consideración de fiesta nacional. Sin embargo, durante la semana previa, las Fuerzas Armadas españolas organizan diversas actividades –en el marco de la ‘cultura de defensa’– por toda la geografía nacional para dar a conocer las labores que desempeñan en beneficio de la sociedad española, de la cual forman parte y a la cual se deben.

Lamentablemente, este año las Fuerzas Armadas españolas no celebrarán su día, tal y como estaba previsto para el 30 de mayo en la ciudad de Huesca, debido al coronavirus.

Estados Unidos no ha sido inmune a la COVID-19 y, al igual que otros países, ha tenido que adoptar medidas para mitigar los devastadores efectos de la pandemia. La experiencia sobre la gestión de la pandemia ha puesto de manifiesto que, en lugar de haber sido llevada a cabo por los gobiernos nacionales, podría haber sido más eficaz si esta se hubiera abordado desde el compromiso y la solidaridad de la comunidad internacional.

Compromiso y solidaridad son alguno de los valores que comparten todas las fuerzas armadas. A ellos hay que añadir: honor, espíritu de sacrificio, abnegación, disciplina, valor, unidad de esfuerzo… Unos valores que, hoy en día, cobran más relevancia ante la delicada situación en la que la sociedad internacional se encuentra.

La COVID-19 ha afectado a las actividades que estaban desarrollando los militares españoles y estadounidenses, tanto a nivel nacional como en las operaciones en el exterior[iii] en las que participaban. Así, en el ámbito internacional (por ejemplo, en Afganistán o Irak), a petición de las autoridades locales, nuestros militares han tenido que cesar temporalmente sus actividades hasta que se restablezcan las condiciones que permitan continuar con el mandato establecido para cada una de las misiones.

En el ámbito nacional, con la finalidad de salvar vidas, las Fuerzas Armadas españolas han llevado a cabo el mayor despliegue militar en territorio nacional[iv] con la operación Balmis[v], cuyos ámbitos principales de actuación han sido la desinfección de infraestructuras críticas y de servicios esenciales, el apoyo sanitario e instalación de hospitales de campaña, el traslado de pacientes y transporte de material sanitario, así como el apoyo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Por su parte, las Fuerzas Armadas estadounidenses[vi] han participado en la lucha contra el coronavirus colaborando con la Agencia Estatal de Gestión de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés), activando reservistas y proporcionando personal sanitario, desplegando varios hospitales de campaña, repartiendo material sanitario de diversa índole, colaborando con laboratorios clínicos e investigando científicamente para encontrar una vacuna para la enfermedad del coronavirus.

Así pues, podemos comprobar una vez más que, a pesar de las situaciones adversas, las Fuerzas Armadas de ambas naciones siguen trabajando por y para sus compatriotas sin descansar las 24 horas del día. Por su parte, en el ámbito institucional, los responsables de Defensa estrechan los lazos de amistad existentes, tal y como recoge el convenio[vii] firmado entre Estados Unidos y España en materia de cooperación para la defensa.

Las Fuerzas Armadas de España y Estados Unidos comparten los mismos valores y principios democráticos que inspiran nuestras constituciones. Celebrar el Día de las Fuerzas Armadas no debería ser visto como una obligación por parte de los ciudadanos sino como una muestra de gratitud y reconocimiento a la labor callada de nuestros soldados y compatriotas, capaces de ofrecer sus vidas, por salvaguardar nuestra libertad y seguridad.

Por ello, como muestra de mi agradecimiento, espero que mis colegas estadounidenses tengan este sábado un ¡feliz Día de las Fuerzas Armadas!

 

Escrito por Manuel Vázquez Muñoz. Gabinete Técnico del JEMAD, Doctor por la Universidad Complutense de Madrid y comandante del Ejército de Tierra. es experto en comunicación estratégica y tiene una dilatada experiencia internacional. Ha sido representante nacional ante la OTAN, UE y ONU en esta materia y asesor de comunicación en el Ministerio de Defensa, en la Unidad Militar de Emergencias y en el Gabinete Técnico del Jefe de Estado Mayor de la Defensa, donde trabaja actualmente.

Posts Relacionados

Preferencias de privacidad
Cuando usted visita nuestro sitio web, se puede almacenar información a través de su navegador de servicios específicos, generalmente en forma de cookies. Aquí puede cambiar sus preferencias de privacidad. Tenga en cuenta que bloquear algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en nuestro sitio web y los servicios que ofrecemos.