¿Y después de la retirada de los EE.UU. del acuerdo nuclear con Irán?

¿Y después de la retirada de los EE.UU. del acuerdo nuclear con Irán?

Es cierto que la retirada de los Estados Unidos del acuerdo nuclear con Irán ha suscitado mucha polémica, aunque quizá no tanto para aquellos que votaron el programa electoral del presidente Donald Trump en el que ya anunciaba que adoptaría medidas como esta. Lo que es palmario es que el presidente Trump cumple sus promesas, o por lo menos lo intenta, mientras tumba cualquier considerado logro político de su predecesor, cuyos aciertos en política exterior son cuestionables.

Otros ejemplos de acciones políticas controvertidas por parte del presidente norteamericano han sido la retirada de los acuerdos de París, del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), la de mover la embajada norteamericana a Jerusalén y la de mantener el centro de detención de Guantánamo abierto.

Recordemos que el Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC) conocido en sus siglas en inglés como Joint Comprehensive Plan of Action (JCPOA) y en el que los P5+1 (China, Francia, Alemania, Gran Bretaña y los Estados Unidos) y la Unión Europea alcanzaron dicho plan para asegurar que el programa nuclear iraní era pacífico, entró en vigor en enero de 2016. Como consecuencia se levantarían ciertas sanciones económicas y financieras relacionadas con el ámbito nuclear. La retirada de los Estados Unidos a principios del mes de mayo del acuerdo, y la imposición de nuevas sanciones económicas, ha despertado un sentimiento de inseguridad generalizado por el miedo a que produzca el efecto contrario. El resto de países signatarios del acuerdo se han posicionado a favor de mantenerlo.

Es obvia la torpeza política de la que Trump ha hecho gala en múltiples ocasiones, sobre todo por la capacidad que tiene de crear situaciones conflictivas extremas sin necesidad alguna, como ha supuesto el traslado de la embajada norteamericana a Jerusalén, en las que tampoco se ha tenido en cuenta las resoluciones internacionales en relación al conflicto palestino-israelí. Las protestas el día de la inauguración de la embajada costaron la vida a más de 60 palestinos, lo que aviva todavía más el conflicto en la región. Lo que está claro es que Trump se posiciona al lado de los intereses de Israel en la zona, país que ejerce sus políticas con fuerza debido a este apoyo, así por ejemplo cabe recordar que hace unos días el ministro de defensa de Israel declaró que próximamente el gobierno va a aprobar la construcción de 2500 viviendas en asentamientos judíos en Cisjordania. No debemos dejar de lado la connivencia de los gobiernos árabes con este tipo de iniciativas, de este modo Mohamed Bin Salman, príncipe heredero de Arabia Saudí, reconoció en una entrevista el derecho de los israelíes a tener su propia tierra al igual que los palestinos.

A pesar de que nos inquiete mucho la salida de Estados Unidos del pacto nuclear −lo que ha captado la atención de la Comunidad Internacional, debemos considerar por otra parte el posicionamiento de Irán en Oriente Próximo; lo cierto es que el país persa tiene un dominio geográfico e ideológico en la zona que resulta cuanto menos preocupante. Por citar un ejemplo cabe mencionar la política impuesta en Irak que tiene la presión y el control del régimen iraní, además, Irán apoya a las milicias chiíes huzíes en Yemen, apadrina a cientos de milicias chiíes yihadistas en Siria y al movimiento libanés de Hezbollah, exaltando el conflicto chií-suní en la región. País además garante del proceso de Astana en relación a las conversaciones de paz sobre el conflicto en Siria junto a Turquía y Rusia, paralelas a las conversaciones de paz de Ginebra impulsadas por la ONU. Irán se está consagrando como un actor fuerte, algo que va en contra de los intereses de Israel, y de otros como Arabia Saudí, quizá en este momento los Estados Unidos quiera poner freno a esta situación porque no sabe en qué puede desembocar. Sobre todo porque si al-Assad consigue el control total −aunque ya tiene mucho− de Siria y termina el conflicto Irán será el gran protagonista al haber sido el gran valedor, junto a Rusia, del éxito del régimen alawí en el país. Quizá las estrategias de los distintos gobiernos americanos otrora no pronosticaron las consecuencias de la concesión de más poder al gobierno iraní. La invasión de Irak no hizo más que favorecer los intereses iraníes en la región.

Por otra parte, la Unión Europea puede consolidarse como un actor de peso en la escena internacional mientras apoya el mantenimiento del acuerdo, afianzando su carácter independiente frente a Estados Unidos en un momento de crisis internas en el seno de la UE. Y aunque el motivo principal que se esgrime sea el mantenimiento de la seguridad internacional, tampoco debemos olvidar que después del levantamiento de las sanciones económicas las relaciones económicas entre UE e Irán favorecen los intereses económicos de ambos.

No sabemos que puede suceder en el futuro más inmediato. Lo que sabemos es que Trump acaba de anunciar que cancela el encuentro con Kim Jong-un, líder de Corea del Norte; que las actuaciones drásticas del presidente le aíslan en la escena internacional mientras concede protagonismo a otros actores como Rusia; y que el mundo está pendiente del desarrollo de los acontecimientos en Oriente Próximo, todo enmarcado en un mapa de inseguridad y desconfianza colectiva.

Escrito por Hana Jalloul Muro, doctora por la Universidad Complutense de Madrid en el departamento de Relaciones Internacionales y Derecho Internacional Público y Máster en Unión Europea: Gestión de recursos comunitarios y Relaciones Internacionales. Junior Expert de la Comisión Europea en el Líbano y profesora asociada en la Universidad Carlos III de Madrid en el grado de Relaciones Internacionales  y en la Universidad de Nebrija.

Firmas Invitadas

El Instituto Franklin-UAH cuenta con una serie de investigadores y especialistas relacionados con los Estudios Norteamericanos

Author

Firmas Invitadas
El Instituto Franklin-UAH cuenta con una serie de investigadores y especialistas relacionados con los Estudios Norteamericanos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *