Las vacunas rescatan a los hispanos

paco-moreno-vacuna-hispanos

La primavera de 2020 extendió una negra sombra sobre la población hispana estadounidense, con el trasfondo del canto de un Donald Trump que se creía cisne, pero que no pasó de ganso. Las malas noticias sobre el coronavirus se hacían más graves entre la población hispana, que veía cómo su gente, la más pobre, era víctima de una propagación vírica galopante. Esa realidad epidemiológica, cruzada con la económica, confluía con otra sociolingüística: en los servicios de Salud, los monolingües en inglés reciben mejores servicios que los bilingües español-inglés y estos, a su vez, reciben mejores servicios que los monolingües en español.

Conforme transcurrían los meses, el panorama epidemiológico no mejoró sensiblemente para los hispanos. Un estudio del Center for the Study of Latin Health and Culture en UCLA venía a confirmar lo que era un secreto a voces, que el de los hispanos era el grupo demográfico con mayor riesgo, junto a los ancianos y los enfermos con afecciones grave previas, de sufrir complicaciones derivadas del coronavirus, probablemente por tener más exposición tanto en el hogar como en el trabajo. Más del 32 % de los casos de infección en el estado de Florida correspondían a hispanos, cuando su proporción en el censo es del 26 %. Y, en el conjunto del país, los residentes hispanos se infectaron casi el doble que las personas blancas no hispanas y fueron hospitalizados con una tasa cuatro veces más alta, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

La primavera de 2021, sin embargo, parece traer de la mano algunas buenas noticias, también para los hispanos. Con el trumpismo supremacista en el retrovisor, al menos en la Casa Blanca, el gobierno de Joe Biden echó a andar con una política de vacunación masiva que lleva camino de conseguir la inmunidad de rebaño para las celebraciones del 4 de julio. Esa política, además, parece anteponer la salud pública a las cuestiones socioeconómicas, así como a las migratorias. De hecho, en la mayor parte del territorio es posible recibir la vacuna solo con demostrar la residencia, sin entrar en el estatus migratorio de los afectados.

Aun así, menos del 12 % de los vacunados en el primer mes de vacunación fueron hispanos y, con la campaña a buen ritmo, la inmunización de este grupo poblacional sigue siendo menor, con razones socioeconómicas y migratorias de fondo: el menor índice de conexiones a Internet (una de las vías para alistarse en los servicios de vacunas), las dificultades para manejarse en inglés y el miedo a proporcionar información que pudiera revelar el estatus migratorio. No han faltado quienes han justificado este desequilibrio por los recelos de los hispanos hacia la vacuna y sus consecuencias, pero sin duda el miedo a la deportación es más fuerte que el miedo al fármaco, ya que no han faltado gobernadores, como el de Nebraska, que han proclamado que en sus estados no se vacuna a indocumentados. Además, muchos hispanos necesitan la vacuna, no solo para la convivencia en los Estados Unidos, sino para viajar a sus países de origen.

Con muchos obstáculos en el camino, incluido el desconocimiento del inglés, lo cierto es que la población hispana ha de terminar recuperando el terreno perdido en el proceso de inmunización. Probablemente, los hispanos sean el último grupo en alcanzar la meta de la inmunidad, pero el 4 de julio se atisba en el horizonte como el momento que en puedan quedar rescatados de un nuevo sesgo discriminatorio. Hay que confiar en que el ejemplo de la Casa Blanca, al recuperar su página electrónica en español, cunda entre otras administraciones para conseguir que la lengua no sea una barrera para nada ni para nadie.

Posts Relacionados

Preferencias de privacidad
Cuando usted visita nuestro sitio web, se puede almacenar información a través de su navegador de servicios específicos, generalmente en forma de cookies. Aquí puede cambiar sus preferencias de privacidad. Tenga en cuenta que bloquear algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en nuestro sitio web y los servicios que ofrecemos.