Ni en el amor ni en la guerra todo vale. El Tribunal Penal Internacional y el Derecho Internacional Humanitario

Gustavo-Díaz-DA-Tribunal-2024

El lunes 20 de mayo de 2024, Karim Khan, fiscal jefe del Tribunal Penal Internacional (TPI) (creado en 2002 para enjuiciar a las personas acusadas de cometer crímenes de genocidio, guerra, agresión y lesa humanidad) solicitó aprobación para cursar órdenes de detención (applications for warrants of arrest) contra el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y su ministro de defensa, Yoav Gallant, bajo las acusaciones de “privar a la población civil de Gaza, de forma intencionada y sistemática, de objetos indispensables para la supervivencia”.[1]

“I specifically underlined that starvation as a method of war and the denial of humanitarian relief constitute Rome Statute offences.”[2]

Para explicar cómo se ha llegado hasta aquí es necesario apuntar que el conflicto palestino está claramente encarnado, tiene raíces profundas y posiciones internacionales muy definidas.

La enésima manifestación violenta de este conflicto se produce un mes después de que el heredero saudí, Mohammed bin Salman, apuntase públicamente que la normalización de relaciones diplomáticas con Israel “estaba cerca”.[3] Algo que, sin duda, tendría un claro impacto en los equilibrios de poder en Oriente Medio y consecuencias directas sobre el conflicto palestino.

En ese marco, el 7 de octubre de 2023 el grupo terrorista Hamás lazó un ataque coordinado sin precedentes, causando 1.200 víctimas mortales[4] en el que más de 220 personas fueron secuestradas.[5] Es entonces cuando Israel comienza una ofensiva militar en la franja de Gaza que ha puesto a la población gazatí y a Palestina en el foco de la opinión pública internacional.

Israel tiene derecho a defender a su población y a perseguir y enjuiciar a una organización terrorista como Hamás, incluso desde una aproximación militar, tal y como hicieron los estadounidenses tras los atentados del 11S. Esto no es excusa, sin embargo, para los posibles abusos que Israel pueda estar cometiendo contra la población palestina y las violaciones al derecho internacional humanitario. De haberse producido tales abusos, la sociedad internacional debería llevar ante la justicia a los responsables de estos delitos que han producido y están produciendo una pérdida y un sufrimiento inenarrable a la población israelí y palestina.

Vemos, sin embargo, cómo no hay una postura común al respecto y distintos actores internacionales se posicionan a un lado o al otro del conflicto. Encontramos ejemplos en el reciente reconocimiento por parte de Noruega, Irlanda y España, de Palestina como Estado o las concentraciones estudiantiles en gran parte de las universidades occidentales en favor de la causa palestina.[6] Actos que tienen como objetivo una presión internacional más orientada a la movilización del propio electorado, ya de por sí polarizado, que a una solución real del conflicto o al alivio del sufrimiento de la población civil. En este sentido, poco se habla del cierre de los pasos fronterizos como el de Rafah o el uso que los miembros de Hamás hacen de la población civil usando no combatientes como escudos humanos e instalaciones civiles como refugio seguro para personal militar.

Estados Unidos tiene una difícil situación en este conflicto, es el principal valedor de la posición de su principal aliado en Oriente Medio en el Consejo de Seguridad, pero también es el ejemplo de un orden democrático liberal que se ve cuestionado por multitud de fuerzas que ven en este conflicto otra oportunidad más para posicionarse frente a Occidente.

Es difícil saber cómo evolucionará el conflicto en un futuro próximo; sí podemos inferir que, al igual que la orden de detención contra Putin que se cursó en 2023 por parte del TPI, esta nueva orden cursada contra Netanyahu tendrá poco impacto en el curso de los acontecimientos militares. Israel estará más asilado internacionalmente, pero sin una capacidad coercitiva propia será difícil enjuiciar a los líderes de Hamás o a Netanyahu y su gobierno.[7]

También podemos inferir que Israel no conseguirá acabar con una organización como Hamás por medio únicamente de las acciones militares. Muy al contrario, estas acciones fomentarán el antisemitismo en todo el mundo y la idea antisionista calará en las nuevas generaciones de jóvenes palestinos que habrán perdido gran parte de su futuro en la manifestación violenta de un conflicto que no se resolverá hasta que los distintos actores implicados tengan la capacidad de reconocer al otro como parte necesaria en una negociación a pesar de todo lo que haya pasado antes.

Como conclusión, es evidente que las ideas de interés nacional y de poder estatal chocan frontalmente con un mundo donde otro tipo de actores, como organizaciones internacionales o grupos de individuos, tienen un papel cada vez más relevante.

En definitiva, de lo que se está hablando es de si Israel está realizando una política de Estado en contra de la población palestina que sería considerada crímenes contra la humanidad, o si Israel está llevando a cabo crímenes de guerra en su lucha contra un grupo terrorista como Hamás que utiliza de forma deliberada población civil como escudos humanos para ocultar objetivos militares y que Israel, en un claro desprecio a las reglas de la guerra, considera como daños colaterales en sus acciones de represalia. Sea como fuere, “ni en el amor ni en la guerra todo vale”, hasta la guerra tiene reglas.

 


[1] “Exclusive: ICC Chief Prosecutor Explains Why He’s Seeking Arrest Warrants for Leaders of Hamas and Israel”. CNN, 21 de mayo de 2024, edition.cnn.com/videos/tv/2024/05/20/amanpour-icc-karim-khan-arrest-warrants-hamas-netanyahu.cnn.

[2] Khan, Karim. “Statement of ICC Prosecutor Karim A.A. Khan KC: Applications for Arrest Warrants in the Situation in the State of Palestine”. International Criminal Court, 20 de mayo de 2024, www.icc-cpi.int/news/statement-icc-prosecutor-karim-aa-khan-kc-applications-arrest-warrants-situation-state.

[3] “Bin Salmán dice que Arabia Saudí está ‘más cerca’ de normalizar relaciones con Israel”. Swissinfo.ch, 20 de septiembre de 2023, https://www.swissinfo.ch/spa/bin-salm%C3%A1n-dice-que-arabia-saud%C3%AD-est%C3%A1-m%C3%A1s-cerca-de-normalizar-relaciones-con-israel/48829336

[4] Boxerman, Aaron. “Israel actualizó la cifra de muertos en los atentados de Hamás. Esto sabemos”. The New York Times, 13 de noviembre de 2023, www.nytimes.com/es/2023/11/13/espanol/israel-bajas-guerra.html.

[5] “Hamas Hostages: Stories of the People Taken from Israel”. BBC News, BBC, 18 de mayo de 2024, www.bbc.com/news/world-middle-east-67053011.

[6] Armstrong, Kathryn. “Ireland, Norway and Spain to Recognise Palestinian State”. BBC News, BBC, 22 de mayo de 2024, www.bbc.com/news/articles/c4nn78r3w3ko.

[7] O’Driscoll, Sean. “Hamas, Inc.: The Property Empire That Funded Militant Attack on Israel”. Newsweek, 17 de enero de 2024, www.newsweek.com/2024/02/09/hamas-inc-property-empire-that-funded-militant-attack-israel-1860890.html.


Escrito por Gustazo Díaz Matey, profesor titular de universidad en el departamento de Relaciones Internacionales de la Facultad de Ciencias Políticas de la UCM. Es Doctor en Ciencias Políticas por la Universidad Complutense de Madrid y MA en estudios de inteligencia y seguridad por la Universidad de Salford, Manchester. De 2010 a 2019 fue gestor de inteligencia en ICEX España, exportación e inversiones. Desde 2012 formo parte del Consejo Editorial de la revista International Journal of Intelligence and Counterintelligence. Actividades que compatibiliza con distintas contribuciones en cursos, seminarios y másteres de distintas universidades españolas. 

Posts Relacionados

Diálogo Atlántico
Preferencias de privacidad
Cuando usted visita nuestro sitio web, se puede almacenar información a través de su navegador de servicios específicos, generalmente en forma de cookies. Aquí puede cambiar sus preferencias de privacidad. Tenga en cuenta que bloquear algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en nuestro sitio web y los servicios que ofrecemos.