La educación bilingüe en un mundo globalizado

860x520 La educaci¾n biling³e en un mundo globalizado

La sociedad demanda profesionales cada vez mejor preparados en materias que estén vinculadas a las nuevas tecnologías. Los jóvenes del futuro muy probablemente trabajarán en ocupaciones que, a día de hoy, ni tan siquiera se han inventado. Lo que sí está claro es que habrán de tener una competencia bilingüe que les permita hacer frente a realidades diferentes de las experimentadas en sus países de origen.

Hoy se ha inaugurado en la Universidad de Alcalá, organizado por el Instituto Franklin de esta universidad, el II Congreso Internacional sobre Educación Bilingüe en un Mundo Globalizado. El objetivo de esta conferencia es servir como un foro en el que se pueda explorar, compartir e integrar distintas perspectivas sobre algo tan necesario como es la educación en inglés y en español. Debemos ser conscientes de que vivimos en una sociedad que cada vez más necesita conocer otras lenguas y otras culturas. Nos guste o no, los jóvenes y niños españoles que ahora se encuentran en las aulas de los colegios muy probablemente tengan que buscar su futuro fuera de nuestras fronteras. A muchos no les gustará oír esto, pero como educador, entiendo que tenemos que dejar de lado el sentimentalismo y saber ver que las oportunidades laborales en una economía transnacional ya no están a la vuelta de casa, como antaño ocurría. Nuestros hijos trabajarán en Madrid, en Zurich, en Boston, en Sidney, en Tokio… (¡O en todas a la vez!) Esa es la realidad que nos espera.

Las necesidades de dar una educación bilingüe a nuestros hijos son relativamente diferentes a las razones por las que esta educación es oportuna en Estados Unidos. En nuestro país, administraciones como la de la Comunidad de Madrid se han dado cuenta de que la inmersión temprana de los discentes madrileños en el inglés, a pesar de los retos que supone para alumnos, profesores y padres, es un valor añadido en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Los niños de los colegios e institutos bilingües de la CAM se aproximan al inglés, la asignatura pendiente de la sociedad española, de forma natural, siguiendo una metodología conocida como “Content and Language Integrated Learning (CLIL). Este método impulsa el aprendizaje de contenidos de forma proactiva, incentivando al alumno a manejar el inglés más allá de la mera memorización de las estructuras gramaticales. Se busca que el estudiante sea capaz no solo de escribir en inglés, sino también, de pensar y hablar en ese idioma, a la vez que experimenta una inmersión completa en la lengua. Está demostrado que aquellos niños que crecen en entornos educativos bilingües se mueven mucho mejor entre culturas dispares, lo que supone un “plus” en el entorno globalizado en el que vivimos.

El sistema educativo estadounidense, por su parte, está incorporando a una creciente población latina que tiene el español como lengua materna. El gran desafío de esta comunidad es cómo mantener su herencia lingüística una vez que se adentran en el característico monolingüismo de la educación en Estados Unidos. En 1998, por ejemplo, los ciudadanos de California adoptaron la proposición 227 que restringía la educación bilingüe, temerosos, quizás, de esa creciente población de habla hispana. Hoy, con un estado en el que los latinos son el grupo mayoritario, muchos son los que piden que se derogue esa restricción a la enseñanza en inglés y en español. Aquellos que piensan que la enseñanza bilingüe imposibilita la asimilación de los latinos en la sociedad americana, están equivocados. Es más, los jóvenes latinos no desean abandonar el inglés, pues saben que es la lengua que deben manejar en las esferas sociales que permiten su ascenso. Prohibir la enseñanza en español y en inglés, generación tras generación, no es la solución. Pequeños actos, como el congreso que hoy se inauguraba, pueden ayudar a comprender mejor la importancia del bilingüismo en ambos lados del Atlántico.

Posts Relacionados

Preferencias de privacidad
Cuando usted visita nuestro sitio web, se puede almacenar información a través de su navegador de servicios específicos, generalmente en forma de cookies. Aquí puede cambiar sus preferencias de privacidad. Tenga en cuenta que bloquear algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en nuestro sitio web y los servicios que ofrecemos.